Jyotim,  Método creado por Renato Turla.

Discípulo de iyengar por varios años.


La construcción de la clase se basa en un objetivo, donde hay una preparación para ese objetivo y una compensación del trabajo del mismo.


El uso de los elementos que se escogen se mantiene durante la práctica, acoplándose en pos del objetivo propuesto, que a la vez gravita en mini secuencias alineadas.


En estas secuencias existe movimiento: cómo entras, permaneces y sales de la postura con la misma consciencia. Asimismo, cada indicación del profesor se va ajustando a la siguiente, de modo que tanto en la preparación como en la mantención y la disolución de la postura, todas actúan simultáneamente.


Se trata de resaltar la parte fisiológica en su condición primaria partiendo del principio de la pregunta: ¿por qué? El resultado no puede ser más que un equilibrio perfecto entre profundización, inteligencia y expansión.


Tener la mente siempre en un campo de inteligencia hace que el cuerpo absorba también una energía inteligente. En este tipo de práctica activa, existe una sintonía con la inteligencia antigua y aquella inteligencia que el cuerpo trae, conectandose con la psicofísica.


Caminar conducidos por la mano de un guía (la mano del profesor), permite desarrollar una conciencia propia, hija de aquella conciencia inteligente y sensible que, podemos decir, es una entrada hacia la intuición, entendimiento y  creatividad individual de cada practicante.